UFOVNI
Noticias de Tecnología, Ufología y de investigación de fenómenos aeroespaciales anómalos

Extraños seres atacaron al ejército en Guanajuato, México

0 753

(UFOvni.org) Extraños seres atacaron al ejército en Guanajuato, México. Esto pasó en el mes de julio del año 2019, soy un soldado activo aún y en una de nuestras misiones más recientes nos mandaron a la sierra del estado de Guanajuato y ahí nos encontramos con algo que nos dejó sorprendidos a todos los de mi pelotón.

Nosotros somos 20 elementos nuestro trabajo en la sierra era buscar plantíos de marihuana y destrozarlos, en una de nuestras búsquedas salimos en la mañana como todos los días.

En el día uno todo iba bien hasta que nos alcanzó la noche, tuvimos que pernoctar en una parte del cerro para descansar y ya estando ahí al caer la madrugada empezamos a escuchar ruidos extraños, a lo lejos se percibían como unos lamentos, eran unos lamentos demasiado desgarradores como si estuvieran matando o torturando a alguien, se escuchaban muy a lo lejos y esos gritos venían acompañados de unas voces y alaridos que parecían no ser humanos insólitamente se escuchaban como animales u otro tipo de criaturas, jamás habíamos escuchado algo así, después de unos momentos los gritos cesaron y nosotros solo nos quedamos impactados preguntándonos de donde habrían provenido esos gritos.

A la mañana siguiente levantamos nuestro campamento y seguimos nuestro camino, todos coincidimos en que todo lucía diferente, pues todo a nuestro alrededor estaba sumergido en un profundo silencio que nadie se explicaba, no se escuchaban aves ni ningún otro animal a la redonda, todo estaba en un completo y extraño silencio y así permaneció todo el día hasta que nos alcanzó de nuevo la noche.

Instalamos de nuevo el campamento para poder descansar, de nuevo en la madrugada volvimos a escuchar aquellos crudos y terribles lamentos, esta vez se escuchaban más cerca y con un eco que parecía hacerlos más terroríficos aún. Nos turnamos para cuidar el perímetro toda la noche, la cual pasó sin mayor novedad, nada nos atacó y aquellos gemidos de dolor desaparecieron en unos minutos.

Llegó el amanecer del tercer día, reanudamos nuestro andar y por fin llegamos al plantío donde nos habían dado las coordenadas, trabajamos la mayor parte de la tarde y después de terminar con el trabajo partimos de regreso. Como parte de la estrategia para evitar ser emboscados por algún grupo delictivo regresamos por un camino diferente, y al final creo que no resultó ser lo mejor.

Ya una vez emprendido el retorno caminamos por algunas horas hasta que nos alcanzó la noche, encontramos una cueva y decidimos acampar dentro de ella (el peor error de nuestras vidas, pues no sabíamos con lo que nos íbamos a enfrentar). Ya una vez instalados ahí proseguimos con el protocolo de seguridad y establecimos horarios para dejar a varios elementos afuera como vigilantes para que cuidaran mientras los demás descansábamos, las horas pasaron y llegó la madrugada cerca de las 3:00 am volvimos a escuchar los mismos gritos de las noches anteriores, sin embargo, lo más aterrador es que esta vez los escuchamos al fondo de la cueva en la que nosotros nos encontrábamos.

Todos nos quedamos en completo silencio para prestar más atención, después de unos segundos esos horribles gritos volvieron a retumbar nuestros oídos. Decidimos dividirnos en dos pequeños grupos, uno entraría para ver qué estaba pasando y el otro se quedaría afuera por si necesitábamos apoyo, yo me integre al grupo que se dispuso a entrar.

Nos fuimos adentrando poco a poco sin saber con lo que nos íbamos a topar, atentos y armados con sigilo nos fuimos adentrando, y no, no me van a creer que fue lo que vimos, llegamos a un lugar donde unos seres de aspecto reptil estaban sacrificando a una mujer.

Publicaciones relacionadas
1 De 87

Esos seres medían como dos metros de altura, su piel era escamosa y de un color verde apagado y tenían la cara de un lagarto, poseían garras y se movían con gran fluidez.

Nosotros al ver esto nos quedamos petrificados, no podíamos creer lo que estábamos observando pues muy posiblemente esos seres eran de otro planeta. Uno de ellos se dio cuenta de nuestra presencia y con un raro sonido alertó a los demás, nosotros aterrados comenzamos a correr y ellos vinieron tras nosotros.

Descargamos nuestros rifles contra ellos, pero nuestras municiones parecían no afectarles en nada, parecía que rebotaran en su piel escamosa como si trajeran un tipo de armadura.

Mientras salimos corriendo del lugar esos engendros alcanzaron a tres de mis compañeros, dos de ellos perdieron un brazo y al tercero le abrieron el abdomen dejando expuestos sus intestinos. Al llegar a la salida de la cueva pedimos apoyo aéreo por radio para una pronta evacuación y explicamos lo sucedido.

Formamos una barrera de defensa para que esos seres no se nos acercaran, pero al parecer no podían o no querían salir de esa cueva. No pasaron más de 10 minutos cuando arribo un helicóptero negro a nuestra posición, al instante supimos que no era uno de los nuestros, porque nosotros no manejamos ese tipo de helicópteros en nuestro ejército.

De él bajaron cuatro hombres fuertemente armados y con trajes tipo metálicos también de color negro y con caretas polarizadas que cubrían todo su rostro, se nos acercaron y nos dijeron que nos retiráramos, que ellos serian quienes controlaran la situación, sus voces no parecían ser humanas.

Entraron a la cueva y fuimos testigos de una masacre, vimos como sacaron del lugar a dos de esos seres ya muertos enteramente acribillados.

Dos de esos agentes se nos volvieron a acercar, visto, que ellos trabajaban directamente para el gobierno y sabían perfectamente quienes éramos y si divulgábamos esa información ellos vendrían tras nosotros.

Ellos se fueron con esos seres en su helicóptero y desde ese día sabemos muy bien que hay organizaciones que nos tienen vigilados. Después de ese acontecimiento hemos sido asignados a diversas operaciones especiales donde tenemos que escoltar a personal del gobierno Estadounidense que trabaja en secreto de la luz pública aquí en México.

Espero que contarles esto a ustedes no tenga peligro en mi vida, pero yo quiero que todos ustedes sepan que es lo que realmente pasa en este mundo, quiero que sepan que hay rincones en este planeta en el que suceden cosas totalmente fuera de nuestra.

Fuente: Roberto Alcantara

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas noticias, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento
Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More