UFOVNI
Noticias de Tecnología, Ufología y de investigación de fenómenos aeroespaciales anómalos

La Abducción De Pascagoula

0 960

(UFOvni.org) La Abducción De Pascagoula. Casi 50 años después de convertirse en una de las abducciones extraterrestres más creíbles de la historia, Calvin Parker comparte su historia.

Durante cuarenta y seis años lo mantuve en secreto. Ni siquiera le conté a mi esposa sobre eso”, me dijo Calvin Parker con su fuerte acento de Mississippi, refiriéndose a la noche del 11 de octubre de 1973.

Esa noche, Parker estaba pescando en el río Pascagoula con su amigo Charles Hickson. Era su primer día de trabajo en F.B. Walker and Sons Shipyard, un trabajo que Hickson le había ayudado a conseguir. Tenía diecinueve años, faltaba un mes para su boda y aspiraba a llevar una vida sencilla. “Quería casarme, quería tener hijos, quería tener nietos, quería comprar una casa, jubilarme y pescar”, dijo Parker, que ahora tiene sesenta y siete años, por teléfono desde el porche trasero de su casa actual en Moss. Punto, Misisipi. “Así que la jubilación y la pesca surgieron, pero fue una larga batalla llegar allí”.

Rebecca Davis, nativa de Pascagoula, recuerda claramente que la historia de Parker y Hickson se conoció por primera vez cuando tenía doce años. “Estaba en la casa de un amigo, y sabes que vivimos en el Cinturón de la Biblia. Le pregunté al papá de mi amigo por qué estaba poniendo papel de aluminio en las ventanas”, recordó Davis por teléfono. “Me dijo que era para evitar que los extraterrestres llegaran a nuestros cerebros”.

Cuando Davis llegó a casa, inmediatamente preguntó a sus padres y abuelos sobre los extraterrestres. “Me detuvieron en seco y me dijeron: ‘No hablamos de estas cosas. No lo vuelvas a mencionar’”, dijo Davis. “Me criaron como bautista misionera, así que sí, era un tabú, no hablabas de eso. Y casi todo el sur de Mississippi era así”. A pesar del secreto exterior, cuando la abuela de Davis falleció en 2005 y la familia limpió su casa, Davis descubrió que su abuela había guardado todos los artículos de los periódicos locales sobre el caso de Calvin Parker y Charles Hickson.

Los eventos que los dos hombres informaron esa noche descarrilaron por completo la búsqueda de Parker de una vida tranquila y mundana. Todo comenzó cuando Hickson le preguntó a Parker si quería ir a pescar después del trabajo. Parker, nuevo en la ciudad, no había traído su equipo de pesca, por lo que Hickson se ofreció a prestarle algunos de los suyos. “Ahora, para un hombre al que le encanta pescar en el sur y ofrecerte usar su equipo de pesca, es como si te ofreciera a su esposa”, dijo Parker. “Simplemente inaudito”.

En esta fotografía de archivo de 1973, Charles Hickson de Pascagoula, Mississippi, se encuentra en la orilla oeste del río Pascagoula, cerca del sitio donde afirma que él y Calvin Parker Jr. fueron secuestrados por extraterrestres. (Foto AP/Mississippi Press, Archivo)

Los hombres intentaron pescar en un lugar, pero el enjambre de insectos los incitó a regresar al astillero, donde había menos luces para atraer insectos. Parker le señaló letreros “Puestos” a Hickson cuando se detuvieron, pero Hickson restó importancia a sus preocupaciones sobre el incumplimiento de la ley: “Eso no significa nada, pesco aquí todo el tiempo“.

Charlie Hickson explicando detalles sobre su abducción en el lugar de los hechos.

Caminaron hasta el viejo muelle, lanzaron sus líneas y esperaron que mordieran. “Recuerdo claramente: estaba mirando un bote al otro lado, era un viejo bote de remos con el que hacían el clima, y estaba hecho de acero.. Y estaba pensando en mis adentros: ‘Ahora, ¿cómo flota algo hecho de acero?’“, recordó Parker. “Ahí es donde estaba mi mente, y fue entonces cuando noté las luces azules brumosas que venían por detrás. Podías ver el reflejo a través del agua”. Pensando que las luces eran de la policía, se volvió hacia Hickson y le dijo: “Charlie, estamos en problemas. Me mentiste, y estamos a punto de ir a la cárcel“.

Cuando los hombres se pusieron de pie y se dieron la vuelta, dijeron que no vieron autos de policía, sino una nave larga y ovalada, flotando a unos dos pies del suelo, emitiendo una luz cegadoramente brillante. “Había tres criaturas de aspecto voluminoso, todavía no sabía qué eran, que venían hacia nosotros“, me dijo Parker. “Cuando llegaron a nosotros, todavía no podía ver, porque la luz era muy brillante”. Describió que dos de las criaturas agarraron a Hickson y una lo agarró a él. “Y fue entonces cuando me llevó a bordo de la nave”.

Parker dijo que la criatura se detuvo en la puerta y le inyectó lo que describió como un “tiro vete al infierno“; fuera lo que fuese, lo condujo del terror absoluto a una especie de apatía pacífica. “No me importaba lo que pasara entonces”.

Esta es una ilustración de lo que Calvin Parker y Charles Hickson describieron que vieron la noche de la supuesta abducción extraterrestre.

Parker describió que lo subieron a bordo de la nave, lo llevaron por un pasillo y lo llevaron a una habitación donde la criatura lo colocó en una “mesa de examen” hecha completamente de vidrio. Según Parker, en ese momento, la criatura gris y arrugada que lo llevó a bordo de la nave espacial abandonó la habitación.

Fue entonces cuando algo salió del techo, del tamaño de una baraja de cartas”. Dijo que el objeto de forma cuadrada lo rodeó, haciendo una serie de chasquidos. “Nunca pensé en eso hasta aquí últimamente, pero fue como esta resonancia magnética en la que estaba, excepto que el clic no fue tan fuerte”, explicó Parker, mirando hacia atrás. “Y luego se disparó de regreso al techo”.

Las criaturas tenían narices y orejas parecidas a zanahorias, según la pareja Crédito: Jonny Dillon

Luego, un ser más pequeño entró en la habitación, lo que Parker dijo que lo hizo sentir más a gusto. No podía mover su cuerpo pero giró su cabeza hacia la criatura. “Ella era normal”, dijo. “De hecho, si hubiera estado en un bar bebiendo o algo así, y estuviera soltero, ya sabes en este momento, probablemente la habría invitado a salir“. Se parecía a un humano, explicó, excepto por sus dedos medios. “Sus dos dedos medios eran realmente más largos de lo que sería una persona promedio”.

Parker recordó que, sin decir una palabra, la criatura puso su mano izquierda sobre su mandíbula y abrió la boca. “Fue entonces cuando ella tomó su mano derecha y comenzó a correrla por mi garganta, y comencé a vomitar. Me había arañado mucho y estaba sangrando, era un desastre”. Sacó la mano hacia atrás; Parker tuvo la impresión de que ya no quería hacerle daño. Luego, emitió un gemido desde lo más profundo de su garganta. “No sé si alguna vez escuchaste la llamada de apareamiento de cocodrilos, donde vibran todo el aire a tu alrededor, pero así es como sonaba”.

Fue entonces cuando la criatura que Parker dijo inicialmente lo llevó a bordo de la nave (Creo que hasta el día de hoy era un robot“, agregó más tarde) regresó y lo llevó de regreso a la orilla del río. “Ahí es donde comienza la historia”, dijo. “Y luego mi vida se convirtió prácticamente en un infierno justo después de eso”.

Parker dijo que su primer instinto, con el que Hickson estuvo de acuerdo inicialmente, fue no contarle a nadie lo que les sucedió. Conmocionados y en estado de shock, los hombres regresaron al auto y encontraron que la ventana de la puerta del pasajero estaba rota, aunque todavía estaba en su lugar. Cuando lo abrieron, el vidrio se cayó. Parker dijo que el automóvil, que era relativamente nuevo y nunca antes había tenido problemas para arrancar, no arrancó varias veces antes de que finalmente arrancara, y el motor sonaba áspero. En el camino de regreso a casa, Hickson cambió de opinión. Pensó que necesitaban contarle a alguien lo que les sucedió, a pesar de las protestas de Parker. Hickson llamó a la Base de la Fuerza Aérea Keesler en Biloxi y explicó brevemente lo que les sucedió antes de que le dijeran que ya no manejaban los informes de ovnis (dijeron que el Proyecto Libro Azul había terminado) y que llamaran a las autoridades locales.

El detective de platillos voladores Philip Mantle

En el Departamento del Sheriff del Condado de Jackson, los hombres fueron interrogados por separado sobre su experiencia, luego los pusieron juntos en una habitación a solas, donde se grabaron en secreto. “En esa cinta, todavía estaban hablando de lo que les sucedió y de lo asustados que estaban”, dijo Philip Mantle, un investigador con más de cuarenta años de experiencia en el estudio de los ovnis, cuya compañía Flying Disk Press publicó los dos libros de Parker sobre la abducción. “Creo que Calvin casi está orando a la vez”.

Parker dijo que después de que los agentes escucharon la grabación secreta, que él y Hickson no supieron que existía hasta mucho más tarde, los tomaron más en serio. Parker instó a las autoridades a no contarle a nadie lo que él y Hickson informaron. “No se lo iba a decir a nadie”, enfatizó. “Pero cuando regresamos al astillero al día siguiente, ya lo sabían”. Cuando se pusieron a trabajar, F.B. Walker & Sons Shipyard estaba invadido por camionetas de noticias; Parker estimó que alrededor de doscientos reporteros estaban allí esperando hablar con él y Hickson.

Además de los reporteros, los astrónomos y ufólogos pioneros, el Dr. J. Allen Hynek y el Dr. James Harder, llegaron a Pascagoula en treinta y seis horas para entrevistar e hipnotizar a Parker y Hickson. “Ahora, no sé cómo llegó de California a Pascagoula, Mississippi en ese corto período de tiempo, pero estuvo allí“, me dijo más tarde Parker sobre Hynek, quien fue el asesor científico de tres importantes estudios de ovnis realizados por la Fuerza Aérea de EE. UU.: Proyecto Sign, Project Grudge y Project Blue Book.

Por supuesto, perdí mi trabajo en el astillero, porque la gente no me dejaba en paz”, me dijo Parker. Condujo de regreso a su casa en Laurel, con la esperanza de dejar atrás los eventos del 11 de octubre en Pascagoula. “Y comenzó a partir de ahí. Era como una montaña rusa. Iba a trabajar, el reportero aparecía en el trabajo mientras yo estaba trabajando, y ya sabes, las personas para las que trabajas, eventualmente, se cansan de eso, así que perdería otro trabajo”. Eventualmente, Parker se hizo llamar “Randy” para evitar el bombardeo constante de la prensa. “Y ahí es donde fui desde allí para esconderme. Pero esto me ha seguido toda mi vida”.

No sé si alguna vez escuchaste la llamada de apareamiento de cocodrilos, donde vibran todo el aire a tu alrededor, pero así es como sonaba”.

—CALVIN PARKER, SOBRE LA VOZ DE UN EXTRANJERO.
Publicaciones relacionadas
1 De 51

Desde su hogar en West Yorkshire, en el norte de Inglaterra, Mantle describió la trama del programa de televisión de la década de 1980, The Hulk. “Básicamente, Hulk fue rastreado por un periodista. Y cada vez que el periodista lo alcanzaba, se trasladaba al siguiente pueblo. Calvin era el Hulk de la vida real, aunque no se convirtió en un gran monstruo verde. Cada vez que lo reconocían, o los periodistas lo alcanzaban, él, literalmente, con su esposa y su familia, hacían las maletas para alejarse de ellos, para que pudieran comenzar de nuevo”.

Por supuesto, a pesar de la grabación secreta de la Oficina del Sheriff, las múltiples sesiones de hipnosis y las pruebas de polígrafo que respaldaban la historia de Parker y Hickson, muchos de los amigos y familiares de los hombres no les creyeron. “Hicimos pruebas de polígrafo, pruebas de estrés de voz, nos hipnotizaron tres veces, tuvimos testigos más creíbles que cualquier otro caso y personas más creíbles hablando”, dijo Parker. “Pero mira, en los años 70, la gente pensaba que estabas loco por haber hecho algo o haber visto algo así”.

Parker dijo que no está seguro de quién le creyó y quién no en ese momento porque evitó hablar de eso durante mucho tiempo. “Una cosa: mi suegro no me creyó cuando sucedió esto por primera vez. Le dijo a mi esposa: ‘No necesitas casarte con él’ y todo eso”, dijo. “Pero volvió y se disculpó. Me hizo a un lado y me dijo: ‘Hijo, te debo una disculpa… No te creí cuando pasó esto, pero he visto algo desde entonces y lo creo. No tengo ninguna duda de que esto te pasó a ti’”.

Parker, todavía un hombre religioso, una vez había considerado convertirse en predicador, otro sueño que se descarriló esa noche. “Me quitó tanta credibilidad, que no tendría suficientes personas viniendo que me creerían, no pensé”. Cuando un reportero de documentales le preguntó más tarde: “¿Cómo te sentirías si te dijera que no te creo?” Parker respondió: “Sabes, amigo, esa es tu opinión. Si quieres creerlo, puedes hacerlo. Si no lo haces, no lo haces. Sé lo que pasó. Sé que estoy diciendo la verdad“.

Ahora, en su retiro, y con la muerte de Hickson en 2011, Parker está más abierto a hablar de esa noche que antes; su esposa Waynett se lo debe en gran parte. Esto es a pesar de que, hace décadas, la experiencia de Parker en el río condujo a su breve divorcio antes de volver a casarse. “Todo fue mi culpa, no fue su culpa”, enfatizó Parker en el altavoz, con Waynett sentado a su lado en el porche. “Simplemente no podía manejar la presión. Tuve un ataque de nervios”.

Fue Waynett quien animó a Parker a escribir sus libros, a dejar de hacer todo lo posible para evitar hablar sobre el secuestro. Se le ocurrió la idea hace unos años cuando asistían juntos al velorio de un vecino. Parker no había usado su nombre real en su vecindario, hasta entonces, cuando firmó el libro de registro. “Bueno, infiernos, cariño, comenzaron a buscarlo en el velorio, la gente lo estaba buscando”, recordó Waynett. La gente se acercaba a Parker, le pedían que contara la historia y solicitaban fotografías. “¡La gente estaba tomando fotos! Simplemente no era el lugar ni el momento”, dijo. Después de dejar el velorio, le dijo a su esposo: “Bebé, tenemos que escribir un libro”, sugiriendo que si publicaba su historia, la gente podría dejar de preguntarle tanto al respecto. Parker respondió: “No voy a escribir ningún libro”.

De todos modos, Waynett fue a la biblioteca a sacar un libro sobre publicaciones. “Y mientras tanto, Philip Mantle se había puesto en contacto con Calvin, y lo había estado buscando desde siempre. Y entre Philip y yo, Calvin no tenía otra opción”, se rió.

Mantle ha estado estudiando los ovnis durante más de cuarenta años, y hasta el día de hoy considera que el caso de Parker y Hickson es uno de los más notables y creíbles de los innumerables que ha investigado. Además de los muchos libros que ha escrito y publicado con Flying Disk Press, el currículum de Mantle incluye al exdirector de investigaciones de la Asociación Británica de Investigación de OVNIs y al exrepresentante de Mutual UFO Network (MUFON) en Inglaterra. Se enteró por primera vez del secuestro de Pascagoula a principios de la década de 1980, cuando la serie de la revista británica The Unexplained publicó un artículo al respecto. “Siempre se quedó conmigo”, dijo Mantle. “No sé qué fue, Alexandra, pero algo se me quedó grabado en la mente al respecto”.

PASCAGOULA – LA HISTORIA CONTINUA: Nueva evidencia y nuevos testigos

Mantle primero trató de ponerse en contacto con Charles Hickson, sabiendo que había hablado en conferencias en el pasado y estaba más abierto a discutir el encuentro que Parker. Más tarde, después de que Mantle comenzara su compañía editorial, se dispuso a obtener los derechos para volver a publicar el libro de Hickson, pero descubrió que Hickson ya había fallecido. “Mientras preparaba esto para su publicación, pensé: ‘Estoy seguro de que Calvin Parker todavía está vivo. Me pregunto si puedo conseguir una entrevista con él’”, dijo. “Entonces, me puse en marcha tratando de encontrar a Calvin”.

Después de tres largos meses de búsqueda, un compañero investigador de ovnis pudo conectarlos. “Entonces, hablamos por teléfono, y él fue cortés, ya sabes, pero no me dijo mucho”, dijo Mantle sobre la primera conversación de él y Parker a través del Atlántico. Cuando Parker mencionó que su esposa quería que él escribiera un libro, Mantle le contó sobre su negocio editorial y le envió un borrador de contrato. Para su asombro, Parker lo firmó y comenzaron a trabajar en lo que se convertiría en Pascagoula: El Encuentro Más Cercano: Mi Historia.

Una de las estipulaciones más importantes de Parker antes de aceptar el proyecto fue que Mantle no editaría nada, a pesar de la falta de educación formal o experiencia de escritura de Parker. “Entonces, lo que me dijo fue exactamente lo que íbamos a publicar”, señaló Mantle. “Incluso dijo que mantuviera los errores ortográficos, los errores tipográficos y la gramática, porque quería que la gente supiera quién era él y qué le había sucedido. Y eso era muy importante para él”. Parker corroboró esto. “Le hice aceptar no cambiar nada. No corregir la ortografía, no cambiar una palabra ni nada en el libro”, dijo Parker. “Y él está responsabilizado por eso, y lo hizo bien”.

Ahora que Parker ha escrito dos libros publicados para audiencias internacionales por Mantle’s Flying Disk Press, a peasar de todo se alegra de haberlo hecho. “Nunca habíamos tomado vacaciones ni nada. Entonces, después del libro, tuve la oportunidad de ir a estas conferencias y hablar. Y realmente abrió mi relación con mi esposa”, comentó Parker.

Para sorpresa de Parker y Mantle, el libro fue un gran éxito. Según Mantle, los libros que publica con Flying Disk Press no suelen ser éxitos comerciales, pero son libros que cree que merecen ser publicados. Además de que su esposa ocasionalmente le prepara una taza de té, dijo, él es el único empleado de la compañía. “Para nuestro asombro, se convirtió en un éxito de ventas de Amazon y apareció en USA Today, así como en periódicos locales y nacionales. Y todo fue a partir de ahí”, dijo Mantle. “El resto, como ellos dicen, es historia“.

Cuando se publicó el libro por primera vez, Parker entregó copias a sus amigos y familiares como una forma de explicarles la historia que tanto impactó su vida, pero de la que nunca les había hablado. “Desde entonces, lo he dicho millones de veces. No sabía que había tanto interés en todo esto”, se maravilló Parker. “Él recibe una ovación de pie cuando da una charla en una conferencia, en todos los lugares en los que hemos estado”, intervino Waynett, con su orgullo audible.

Calvin Parker con miembros de su familia en el marcador histórico en Pascagoula, Mississippi, que representa la noche en que él y Charles Hickson dijeron que fueron secuestrados por extraterrestres en 1973. (Cortesía del alcalde de Pascagoula, Dane Maxwell)

En 2019, se colocó un marcador histórico cerca del río Pascagoula, frente al sitio donde tuvo lugar el presunto secuestro. “Sigue siendo el caso mejor documentado de abducción extraterrestre, particularmente porque hay una cinta secreta involucrada, y no uno, sino dos testigos”, dice el final de la placa. Cuando se dio a conocer oficialmente, Parker estaba tan abrumado por las emociones de finalmente legitimar la historia por la que fue ridiculizado durante décadas que lloró. “Fue uno de los momentos más felices de su vida. Y eso es raro, que tales memoriales de incidentes OVNI existan”, dijo Mantle. “Hay un par, en diferentes partes del mundo, pero generalmente se colocan allí mucho después de que están muertos y desaparecidos, ya sabes. Afortunadamente, Calvin estuvo allí para verlo y disfrutarlo, y para presentarlo oficialmente”.

En los últimos años, han surgido aún más instancias de validación de la historia. Más de dos docenas de testigos han presentado sus informes de avistamientos de ovnis en el río Pascagoula o sus alrededores en el condado de Jackson en las semanas que rodearon el 11 de octubre. Un hombre informó haber visto un gran barco flotando sobre el río desde la cabina de su grúa mientras trabajaba esa noche. Una pareja informó haber visto una gran embarcación con una luz azul volando a baja altura sobre el río mientras pasaban por un puente. Cuando el hombre fue a visitar a su tía al día siguiente, que también vivía en la zona, antes de decir algo sobre el avistamiento, ella dijo: “Nunca adivinarás lo que vi anoche“, e informó lo mismo. Otra pareja dijo que estaban en la orilla opuesta, esperando que llegara un bote cuando vieron luces azules al otro lado del río y una criatura gris en el agua. El hombre le dijo a su esposa: “No le digas a nadie, pensarán que estamos locos”. “Por supuesto, al día siguiente, ¿quién estaba en las noticias de la televisión?” Mantle preguntó y respondió: “Charlie y Calvin“.

Una interpretación artística de la noche en que Parker y Hickson afirman haber sido secuestrados por extraterrestres.
Dra. Irena Scott

Mantle, junto con la Dra. Irena Scott, una fisióloga autora de varios libros sobre ovnis, han estado trabajando diligentemente rastreando a estos testigos y recopilando sus relatos para un nuevo libro, “El Encuentro Cercano De Pascagoula: Testigos En El Expediente” (The Pascagoula Close Encounter— Witnesses On The Record), que se establece para lanzar en algún momento del próximo año. “Mi esposa dijo que yo era como un verdadero investigador policial, buscando esta evidencia”, se rió Mantle. “Y los encontramos, los encontramos”.

Uno de los relatos de testigos mejor documentados provino de dos barcos de pesca, con diez pasajeros en total, que se adentraron en el río el 6 de noviembre de ese mismo año. El grupo de pescadores dijo que vio algo grande e iluminado flotando debajo de la superficie del agua, al que golpearon con un remo, antes de jugar al gato y al ratón con la embarcación, persiguiéndola por el río. Informaron del encuentro a la Guardia Costera, que envió un bote y experimentó lo mismo. “Tenemos todos los documentos de la Guardia Costera”, dijo Mantle. “Todo estaba documentado”. Desde entonces, localizó una fotografía de los diez testigos en el grupo de pesca y, con la ayuda de las redes sociales, localizó y entrevistó a uno de ellos que aún está vivo, quien confirmó la versión. “Esto es solo unas pocas semanas después del evento en el mismo río. Haz de ello lo que quieras”, dijo Mantle. “La información aún llega de manera lenta pero segura, pero aún llega. Soy un poco fastidiosa, Alexandra. Mis colegas se quejan cuando reciben un correo electrónico mío si dice ‘Pascagoula’ en el sujeto”.

Mantle dijo que es comprensible que tantos testigos dudaran en presentarse antes. “Tenemos que recordar también, en esos días, ¿a quién le dirías? Si ves a los medios de comunicación burlándose de Charlie y Calvin, no había nadie más”, dijo. “Eran tiempos diferentes. Y, por supuesto, cuando Calvin salió del bosque y dejó constancia, vieron la cobertura de los medios, la segunda vez, tratándola con mucho respeto. Eso los animó a hacer lo mismo”.

Mantle y Parker, quienes han forjado una amistad poco convencional hablando por Skype con sus acentos muy diferentes de todo el mundo, tienen la esperanza de que aún más testigos continúen presentando informes de ese extraño otoño en el condado de Jackson y sus alrededores. “Parece haber habido un enorme, lo que llamamos, un ‘aletear’. Hubo muchos avistamientos de ovnis desde unos días antes hasta unos días después. Pero el pico de ellos fue el evento de Parker y Hickson, por así decirlo”, explicó Mantle. “Y por todos los medios: si hay alguien por ahí que vio algo, y que esté dispuesto a hablar con nosotros en confianza, por todos los medios, pídales que se presenten… le garantizamos que los trataremos con respeto y no divulgaremos sus detalles si eso es lo que quieren. Solo estamos interesados en la información… es tan simple como eso”.

Desde que salió su primer libro, Parker me dijo que ya no tiene pesadillas sobre el secuestro. “Después de que salió el libro, dejé todo esto atrás. Está a la vista, lo he aceptado. Y fue un gran alivio sacado de mis hombros”, dijo. Su energía en estos días la gasta disfrutando de su jubilación con Waynett, pescando y luchando contra un reciente diagnóstico de cáncer. “Estoy peleando una batalla diferente en este momento”, dijo. “Pero no es el primero”.

A pesar de todo esto, dice que nunca olvidará lo que le sucedió la noche del 11 de octubre de 1973. “Siento que estábamos en el lugar correcto en el momento equivocado“, dijo Parker sobre la elección de pesca de Hickson y él. ubicación esa noche. Pero como digo, es algo que vive contigo.

Traducido por: UFOvni.org

Fuente countryroadsmagazine.com
Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas noticias, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento
Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More