UFOvni.org
Noticias de Tecnología, Ufología y de investigación de fenómenos aeroespaciales anómalos

OVNI: Ataque mortal de fuego

0 31

(UFOvni.org) Ataque mortal de fuego – OVNI destruyó a un hombre. El campesino Joao Prestes Filho es considerado la primera víctima de un OVNI en Brasil. En la tarde del 4 de marzo de 1946, fue alcanzado por un rayo del cielo y murió al día siguiente en una terrible agonía. La controversia sobre su muerte continúa hasta el día de hoy.

Tarde Fatídica

La finca de Joao Prestes estaba ubicada en las afueras de Aracariguama, un pueblo cercano a Sao Paulo. En 1946 no había teléfono, electricidad ni médico. Los pacientes pidieron la ayuda del inspector de Hacienda Arasi Gomide, quien tomó cursos de paramédico. Fue él quien primero contó sobre la tragedia.

Los brasileños celebraban Mardi Gras, la semana de carnaval antes de la Cuaresma en esos días. Joao, de 44 años, envió a su esposa y seis hijos a un carnaval en un pueblo vecino, y decidió ir tranquilamente a pescar al río con Salvador dos Santos, de 39 años. Los amigos se separaron por la noche y regresaron con la captura. El cielo despejado no presagiaba tormenta.

Joao Prestes Filho

Una hora después, Prestes entró corriendo a la casa de su hermana, gritando que cuando abrió la ventana, un rayo de luz inundó la habitación. Las quemaduras cubrieron casi todo el cuerpo del desafortunado, pero su cabello y ropa permanecieron intactos. Pronto comenzó la pesadilla. La piel se volvió transparente y la carne parecía como si hubiera sido hervida durante muchas horas en agua hirviendo. La carne empezó a desprenderse de los huesos ya la sábana, y quedaron algunos trozos colgando de los tendones. En este momento, Joao no tenía ningún dolor. Su nariz y orejas, habiéndose desprendido, rodaron hasta el suelo, sus ojos se hincharon de horror y su habla se volvió ininteligible: sus labios y mejillas ya no cubrían sus mandíbulas. El granjero fue envuelto en sábanas y subido a un camión, pero no tuvieron tiempo de llevarlo al hospital. Murió, descompuesto casi hasta el esqueleto.

Joao Prestes poco antes de su muerte (a partir de las palabras de Arasi Gomide).

La historia del inspector fue registrada por el profesor Felipe Carrión, autor del aclamado libro «Discos Voadores: Improvisiveis e Conturbadores» («Platillos voladores: Impresionantes y perturbadores«). Hasta hace poco, nadie trató de encontrar otros testigos.

La historia del sobrino

En 1997, los ufólogos Pablo Manso y Claudio Syenaga vieron accidentalmente un obituario en el periódico: «El venerable Roque Prestes murió en su casa el 6 de abril a la edad de 91 años. Era hermano del trágicamente fallecido Joao Prestes«. Los ufólogos averiguaron la dirección del difunto en la redacción y se reunieron con su hijo, Louis, de 60 años.

«Recientemente, poco antes de su muerte, mi padre recordó la trágica muerte de su hermano allá por 1946«, dijo Luis Prestes. – Yo era un niño de nueve años, pero recuerdo bien lo que le pasó al tío Joao. Era semana de carnaval, y Joao, a quien no le gustaban las vacaciones, decidió ir a pescar. La tía y los niños fueron al carnaval, dejándole una cena preparada.

Cuando supe que mi tío se estaba muriendo en la casa de los familiares, quise ir allí, pero no me dejaron. Era demasiado joven y la condición del paciente podría causarme un trauma mental. Joao Prestes le dijo a su padre que cuando abrió la ventana, algo parecido a un rayo o «antorcha de fuego» irrumpió en la habitación. Cayó al suelo, sintiendo que su cuerpo ardía. Envuelto en una manta, Joao caminó descalzo más de dos kilómetros hasta la ciudad. Fue quemado de la cabeza a la cintura, aunque su cabello y ropa permanecieron intactos. Vi a mi tío mientras lo sacaban de la casa para llevarlo en un camión a Santana de Parnaiba, donde estaba el hospital más cercano. Las sábanas que lo cubrían estaban ennegrecidas, posiblemente debido a las quemaduras en su cuerpo. Joao murió de camino al hospital.

Un rayo de fuego irrumpió en la habitación. Reconstrucción del incidente.

Cuando se le preguntó sobre el estado del cuerpo del difunto, Louis respondió:

«Dicen que se descompuso vivo, pero no es cierto. El padre dijo que Joao tenía quemaduras terribles en todo el cuerpo, la carne estaba ennegrecida, pero ninguna herida profunda llegaba a los huesos. Mi padre era policía. A pedido suyo, los expertos iniciaron una investigación, pero no sé nada sobre los resultados. No quedaron rastros de fuego en la habitación donde Joao fue quemado.

Mi tío no tenía enemigos. Incluso en su lecho de muerte, repitió que fue atacado por un rayo de luz «de otro mundo». En esos años, la gente veía constantemente bolas de fuego en Arakariguama y sus alrededores. Fueron llamados «ensamblajes»: espíritus, fantasmas. Muchos creían que las bolas salían volando de la mina de una mina de oro cerrada. Otras cosas extrañas estaban sucediendo aquí. Mi difunto padre dijo que en 1922 vio a un «hombre lobo» junto con mi abuelo y mi tío.

Joao le tiró una piedra al lobo, golpeándolo en la pata delantera. Al día siguiente vieron que el vecino caminaba con el brazo vendado. Algo igualmente aterrador le pasó a Emiliano Prestes, el tercer hermano, y también a mi tío. Unos meses después de la muerte de Joao, estaba caminando por el bosque. Una bola de fuego apareció sobre él, lo que obligó al aterrorizado Emiliano a correr hacia el borde del cañón. Pero el rayo lo alcanzó, rodeándolo con una luz brillante. Todo lo que podía hacer era caer de rodillas y orar por la salvación. Emiliano nos dijo que sintió una fuerte fiebre. Afortunadamente, el rayo se hizo a un lado y desapareció. Mi padre incluso dejó de ir a fiestas por la noche a causa de estas bolas de fuego«.

Objetos Misterioso

Tratando de encontrar a las personas que estuvieron presentes en la muerte de Joao, los ufólogos llegaron a Vergalio Franciszko Alves, el primo segundo del difunto. El anciano mostró un pasaporte que confirmaba que tenía 92 años:

«Nací y crecí en Aracariguama, ya los 15 años me fui a trabajar a la mina de oro de Morro Velho. Cuando murió Joao, hubo una estación seca sin lluvia. Después de regresar de pescar, calentó el agua y se lavó y se cambió de ropa. De repente, un rayo amarillo golpeó la habitación. Joao sintió que le ardía el cuerpo y la barba. Presa del pánico, incapaz de mover las manos, abrió el pestillo de la puerta con los dientes y corrió descalzo a la casa de su hermana.

Allí se tiró en la cama y dijo que estaba quemado. Joao le dijo al jefe de policía que no tenía a quién culpar: el atacante no era de este mundo. Emiliano, que vive al lado, me llamó. Cuando entré a la casa, el jefe estaba hablando con la víctima. Joao hablaba con dificultad, su piel se sentía como si estuviera asada. Las peores quemaduras eran visibles en la cara y las manos, retorcidas por el calor. Sin embargo, su cabello y su ropa permanecieron intactos.

Sus pies no estaban quemados, pero Joao los había magullado hasta sangrar cuando corría descalzo sobre rocas afiladas. No vi que se le cayera ningún trozo de carne a Joao. Su piel estaba quemada, pero no se cayó. Pensé que era Boitat porque lo había atacado una vez antes. Cuando Joao trabajaba como pastor y conducía un rebaño cuesta arriba, vio una bola de fuego que caía del cielo. El Boitat pasó por encima de él, casi derribándolo«.

La palabra «boitat» los lugareños llaman luces misteriosas que acechan a la gente. Reunirse con ellos puede terminar en enfermedad o muerte. La primera mención de las luces está contenida en los registros del cura José de Ancheta, fechados en el siglo XVI.

En Aracariguama, los ufólogos se reunieron con Hermes de Fonseca, de 70 años, quien conocía a Prestes:

«Recuerdo bien cuando murió: el 5 de marzo de 1946. Dejó viuda y seis hijos. No vi su cuerpo, pero los que sí dijeron que Joao estaba quemado. Los periódicos escribieron más tarde que se estaba derritiendo y cayendo a pedazos. Siempre había un infierno en las inmediaciones de la ciudad. Un año después de la muerte de Joao, su hermano Emiliano vio dos bolas de fuego. Las bolas se elevaron, chocaron entre sí, despegaron de nuevo, chocaron y tantas veces.

Saltaron chispas de los golpes, pero las bolas en sí no colapsaron. En 1960, el conductor de autobús Celso Gomide vio un globo rojo y se detuvo. Cuando el objeto se acercó al taxi, el conductor asustado comenzó a rezar. Los pasajeros también quedaron impactados por la terrible visión de la pelota dando vueltas alrededor del autobús durante 20 minutos. Los objetos todavía se ven hoy, pero con mucha menos frecuencia«.

Versiones e Hipótesis

Familiares y conocidos de Prestes sospecharon que su viuda sabía algo, pero no quisieron contarlo. Después de la muerte de su esposo, se negó a regresar y vivió con los hijos de su cuñada en un lugar terriblemente estrecho. La viuda no trató de vender la casa con la finca, aunque necesitaba dinero desesperadamente. Ni siquiera se llevó su ropa, platos y objetos de valor de allí.

La casa estuvo tapiada durante varios años. Entonces la policía llegó a la finca con una excavadora. Cavaron un gran hoyo, derribaron la casa y cubrieron cuidadosamente todos los escombros con la tierra. Según la versión oficial, el edificio fue destruido para que no se asentaran en él los vagabundos, pero quedaron en pie otras casas abandonadas cercanas. Tales medidas se utilizan solo en caso de contaminación química o por radiación.

No hay placa de identificación en la tumba donde está enterrado Joao Prestes. El diario «Noticias Populares» del 23 de octubre de 1972 informó que el gobierno francés apeló a las autoridades locales con una solicitud para la exhumación de los restos y fue denegada.

El ufólogo Martin Shoh al principio pensó que podría convertirse en víctima de probar una nueva arma. Pero las quemaduras resultantes no podrían haber sido causadas por fósforo blanco o napalm: estas sustancias habrían quemado la ropa y el cabello y quemado el cuerpo hasta los huesos. El gas del absceso cutáneo daña principalmente los ojos y los pulmones. No dejaría que la víctima caminara dos kilómetros. El daño por radiación capaz de quemar la piel mata en el acto. Y los brasileños o los estadounidenses no podrían haber tenido otras armas.

Antonio Ribeira de Barcelona sugirió que Joao podría haber sufrido por el escape del motor del «platillo volador«. «No creo que deliberadamente quisieran quemar o matar a Prestes«, afirmó. «Los extraterrestres no sabían qué pasaría si volaban demasiado cerca de casa«.

Por desgracia, Antonio estaba equivocado. Los rayos que caen del cielo todavía asustan a los brasileños, y el número de muertes directamente relacionadas con los ovnis superó la tercera docena. Ahora nadie duda de que los ovnis cazan personas en lugares remotos. Solo podemos esperar que no amplíen los límites de los cotos de caza y que no utilicen su arsenal letal en nuestra zona.

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas noticias, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento
Comentarios
Loading...
Kamagra Levitra Novagra Geciktirici izmir escort viagra siparis viagra fiyat sisli escort izmit escort beylikduzu escort numaralari
Plak alanlar Esenyurt korsan taksi