Philip James Corso: El oficial que examinó la anatomía de un extraterrestre

(UFOvni.org) Philip James Corso: El oficial que examinó la anatomía de un extraterrestre. Philip James Corso, teniente coronel, héroe de la Segunda Guerra Mundial y uno de los empleados más influyentes del Pentágono, a lo largo de su carrera militar fue conocido como un hombre valiente y sincero.

Durante varios años trabajó para el Servicio de Seguridad Nacional. Por la naturaleza de su trabajo, Philippe Corso estaba familiarizado con los muchos secretos del gobierno estadounidense.

Desde 1961, Philippe Corso trabajó varias veces en el departamento secreto del Pentágono, que se encargó de la conservación de numerosos fragmentos del avión extraterrestre estrellado.

Bergantín. El general Brown (izquierda) estrecha la mano del mayor Philip Corso, quien acaba de recibir su estrella de bronce en Roma.

Sus deberes también incluían la tarea de prevenir la divulgación de secretos asociados con el incidente en Roswell. Uno de estos secretos, custodiado por el gobierno estadounidense, son los hechos relacionados con el misterioso incidente que tuvo lugar en julio de 1947.

En ese momento, Philip Corso estaba en Roswell como inspector del gobierno y fue uno de los primeros en encontrarse en el lugar del accidente de un objeto no identificado, luego identificado en documentos secretos como una “nave espacial extraterrestre“.

Los hechos que presenció, descritos por Corso en su libro “El día después de Roswell”, aportan también otros datos extraídos por él de varios documentos gubernamentales.

El 6 de julio de 1947, Philippe Corso llegó al lugar del accidente de un objeto misterioso. En una pequeña depresión junto a los restos del misterioso aparato, descubrió una pequeña cápsula de aproximadamente un metro y medio de largo, en la que había un extraterrestre muerto.

La aeronave se estrelló a pocos kilómetros de la base militar estadounidense número 509, ubicada cerca de Roswell en el cuartel general de Nuevo México. Philippe Corso se interesó mucho en la criatura de la cápsula y comenzó a examinarla.

El alienígena yacía en un líquido viscoso de color azul claro que parecía un combustible diesel gelatinoso.

En un primer momento me pareció que había un niño muerto frente a mí, pero no era un hombre, sino una extraña criatura de pequeño tamaño”, recuerda Corso.

La criatura medía apenas 1 metro 20 centímetros y se parecía a un hombre, pero tenía muchas diferencias. Sus manos y pies eran muy delgados. Y las manos tenían solo 4 dedos (no había pulgar). Sobre un cuerpo bastante enclenque sobresalía una enorme cabeza, que en su forma se asemejaba a una bombilla. El mentón apenas se notaba.

Al examinar a la criatura, no pude evitar sentir miedo, aunque no entendí muy bien qué debería haber temido“, dice Philippe Corso. A pesar de ello, Corso fue el primero en atreverse a levantar la tapa de la cápsula y echar un vistazo más de cerca al alienígena.

La piel de la criatura era gris, pero Corso cree que no podría haber sido piel, sino algún tipo de material ultrafino que estaba inusualmente apretado alrededor del cuerpo del alienígena.

Enormes ojos almendrados, completamente desprovistos de pupilas, estaban ubicados en la cabeza algo inclinados y el poste convergía en una nariz diminuta. La nariz apenas sobresalía de la superficie de la cara y consistía únicamente en fosas nasales.

Las mejillas hundidas del alienígena solo se podían ver desde un lado. Al extraterrestre le faltaban orejas parecidas a las humanas. No se observaron cejas ni ninguna otra característica de una persona en la cara.

La boca inusualmente pequeña se parecía más a una pequeña hendidura y, al igual que la nariz, sobresalía muy débilmente en la cara, cuyas características ocupaban una parte insignificante del enorme cráneo.

Como recuerda Philippe Corso, aunque el alienígena estaba muerto, no había daños apreciables en su cuerpo: “No podía ver una sola herida en el cuerpo, no había sangre y todas las partes del cuerpo parecían intactas”.

A principios de los años 60, mientras trabajaba en el Pentágono, Philip Corso se topó con un informe de médicos del hospital militar Walter Reed, quienes en 1947, poco después del incidente de Roswell, realizaron una autopsia a un extraterrestre.

Habiendo examinado cuidadosamente el cadáver de un extraterrestre, los científicos llegaron a una conclusión inusualmente importante: la composición química de los tejidos de una criatura extraterrestre, aunque es diferente a la nuestra, pero al mismo tiempo, no contiene elementos desconocidos para la ciencia moderna.

El informe afirma además que la criatura, como los humanos, tiene corazón y pulmones, pero su estructura y funcionamiento son significativamente diferentes a los de los humanos.

El corazón de un extraterrestre es mucho más grande que el de un humano y, según los patólogos, se contrae con mucha menos frecuencia. Funciona a la manera de una bomba muscular ordinaria y destila líquido, que en su composición se parece a la linfa, a través de un “círculo de circulación sanguínea” bastante primitivo.

Basándose en el gran volumen del corazón y los pulmones, los médicos asumieron que la criatura tenía una tasa metabólica bastante débil. Además, según los fisiólogos, el cuerpo de este extraterrestre nunca ha experimentado un gran esfuerzo físico.

Los pulmones de la criatura alienígena también eran bastante grandes. Su función principal era la acumulación de “aire” y su consumo gradual. Los científicos han comparado el trabajo de los pulmones de un extraterrestre con la forma en que un camello almacena agua por adelantado y luego la usa según sea necesario. A partir de esto, los médicos asumieron que esta criatura tenía poca necesidad de “aire“, y que a menudo no se brindaba la oportunidad de “respirar“.

El esqueleto del extraterrestre también era diferente al de un humano. La estructura del esqueleto era fibrosa y los huesos en sí son mucho más delgados que los del esqueleto humano.

¡Una de las principales diferencias entre los humanos y el extraterrestre descubierto, según los científicos, es la ausencia total de un sistema digestivo y excretor en este último! Pero la criatura tenía dos capas de piel: exterior e interior.

La piel exterior era una capa protectora bastante fuerte, pero al mismo tiempo tenía una gran firmeza y elasticidad. El interior era inusualmente delgado y tenía un gran rendimiento, con la ayuda de la cual, según las suposiciones de los fisiólogos, la criatura metabolizaba y excretaba sustancias.

También es posible que con la ayuda de tal estructura de la piel, una criatura extraterrestre suministre los nutrientes necesarios para el cuerpo, ya que una boca poco desarrollada y la ausencia de un tracto digestivo hacen que sea imposible alimentarse de manera “humana“.

El cráneo del alienígena era desproporcionadamente grande, y sus huesos, muy suaves y elásticos en comparación con los humanos, parecían caucho en su suavidad.

El cerebro del extraterrestre resultó ser mucho más grande que el de un humano y era extremadamente grande para esta criatura con una estructura delicada y débil del cuerpo y el esqueleto. El cerebro estaba dividido en cuatro secciones, o esferas, cuyas funciones eran difíciles de determinar.

Philip Corso cree que el ejército estadounidense realizó no solo un examen superficial y una autopsia, sino también un estudio detallado de los restos del extraterrestre, así como un estudio exhaustivo de la aeronave.

Según Corso, se desarrollaron muchos dispositivos y dispositivos basados ​​​​en la tecnología de la nave alienígena, que todavía se usa ampliamente en ciencia y tecnología hasta el día de hoy.

Comments (0)
Add Comment